¿Los conoces?

No sólo las grandes empresas y los corporativos extranjeros deberían verificar a sus colaboradores; en nuestra vida diaria todos los ciudadanos tomamos decisiones que pueden costar mucho tiempo y recursos si no lo hacemos de manera adecuada.

Si rentamos una propiedad, por ejemplo, qué conocimiento tenemos de las personas que van a hacer uso de nuestro inmueble; serán las personas que dicen ser, los habrán demandado anteriormente por algún incumplimiento; entendemos de dónde provienen los recursos con los que nos pagan una renta. Lo mismo sucede cuando queremos comprar un tiempo compartido, abrimos una empresa con alguien que nos recomiendan, o simplemente al dejar entrar a nuestra casa u oficina a cualquier colaborador.

En cualquier negociación o situación a la que le dedicamos un esfuerzo económico  y personal considerable, deberíamos prevenir riesgos y asegurarnos de que vamos por el camino correcto, con las personas y empresas correctas. Los fraudes, robos y abusos, pueden evitarse con mayor información y haciendo las preguntas correctas.

DG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *